Skip to content Skip to footer

¿Qué es la Productividad Agrícola y cómo se mide?

Introducción: La productividad agrícola refleja los resultados que consigues a través de procesos eficientes y eficaces. Hay muchos factores por considerar, entre esos el suelo y la humedad, las zonas fértiles y la medición de los picos de incidencias. Con nuestra Guía para la Producción Agrícola irás al siguiente nivel. ¡Te invitamos a conocer más aquí!

Producción y Productividad Agrícola: ni es lo mismo ni es igual

Una vez que hemos identificado en nuestras anteriores publicaciones qué es la agricultura, cómo se diferencian los cultivos por su ciclo, qué es la producción de cultivos y cómo reconocer un plan de mejora agrícola, es necesario comprender la diferencia entre producción y productividad para enfocarte en los resultados por los que trabajarás duro.

Por un lado, la producción agrícola es el resultado de la explotación de la tierra para obtener bienes, principalmente, alimentos como cereales y diversos tipos de vegetales. Mientras que, por el otro, la productividad es una medida económica que calcula cuántos bienes y servicios se han producido por cada factor utilizado (trabajador, capital, tiempo, tierra, etc.) durante un periodo determinado.

En esta ocasión, el artículo está centrado en abordar este último concepto. Ahora, volviendo a las características del entorno que ya se ha mencionado en otras entregas, la productividad va a depender de diferentes factores que van desde su ubicación geográfica, clima, tipos de cultivos y procesos de producción que detallaremos más adelante.

Productividad agrícola en Ecuador

En el Ecuador y en todo el mundo, los cambios que se dan a nivel climático son muy notorios. Gustavo Macías, subgerente Técnico de Agripac, comparte algunos aspectos que se deben considerar antes de sembrar el cultivo y lograr los niveles de productividad agrícola esperados. Entre ellos están: el suelo y la humedad, identificar las zonas fértiles y medir los picos de incidencias.

Suelo y humedad

Es muy importante considerar una adecuada preparación del suelo y sembrar en la época oportuna para aprovechar la humedad que existe en el suelo, producto de las lluvias; o los remanentes de humedad, en el caso de las siembras que se realizan en el ciclo de verano.

Por otra parte, las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos, muchas veces se ven influenciadas por el clima produciéndose “picos” de incidencia y severidad de las mismas, por lo que cuando existen siembras en épocas adecuadas, los agricultores pueden manejar de mejor manera estos problemas en el cultivo.

Zonas fértiles

Ecuador tiene una variedad de suelos con una fertilidad que favorece el desarrollo de cultivos, principalmente en las provincias de Manabí, Guayas, Los Ríos y El Oro. Estas zonas están ligadas con características físicas como textura, estructura, porosidad; así como también al contenido de materia orgánica y las condiciones de clima como cantidad de lluvias.

Cultivo de arroz en etapa de maduración en Daule, provincia del Guayas.

Picos de incidencia

Las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos, muchas veces se ven influenciadas por el clima produciéndose “picos” de incidencia y severidad de las mismas, por lo que cuando existen siembras en épocas adecuadas se pueden manejar de mejor manera estos problemas en el cultivo.

¿Cómo se mide la productividad agrícola?

La productividad agrícola va más allá del rendimiento del cultivo por hectárea y se puede medir de diferentes formas. Es un proceso complejo, porque depende de factores internos y externos, pero la esencia está en lograr resultados con eficacia (alcanzar el efecto esperado) y eficiencia (cumplir un objetivo con el mínimo de recursos disponibles y tiempo).

Etapas de medición

A través de una mirada global, se podrían considerar tres etapas:

    • Producto por trabajador o por hectárea. Por ejemplo, en un cultivo de maíz se podría medir el número de mazorcas por hectárea; pero también cuánto representó el coste de la mano de obra, para luego analizar los resultados de forma integral.
    • Estimaciones de productividad multifactoriales. Miden la eficiencia del uso de dos o más recursos en la generación de bienes y servicios en una empresa.
    • Medir el valor del mercado del producto final. Aquí básicamente lo que se busca es relacionar el costo-beneficio, definir la rentabilidad y determinar si los procesos antes descritos requieren alguna mejora.

 

La relación con el suelo

Pero para llegar a esas etapas, que se concentran en la parte final de la producción de cultivos, cabe regresar al inicio del proceso de producción. Por ejemplo, para el tratamiento del suelo hay que medir su calidad y trabajar en su nutrición como punto de partida.

En general, los cultivos no toleran condiciones extremas de humedad y temperatura. Las áreas que tienen suelos con encharcamientos no permiten el desarrollo óptimo del cultivo y por otra parte suelos con altos contenidos de arena no cumplen con los niveles de fertilidad requeridos por las plantas. El pH que es otra de las variables más importantes ya que controla los procesos químicos que se dan en el suelo por lo que debe ser lo más cercano a 7.

Eficiencia y productividad en el cultivo

Como se observa, hay que conectar diferentes factores desde el paso inicial hasta el producto final. En el caso del suelo antes expuesto, como tratamiento se considera necesario establecer una serie de técnicas oportunas para manejar el suelo y el agua para tener una alta productividad, tales como el diseño de un adecuado sistema de drenaje, incorporación de materia orgánica y la colocación de enmiendas que ayuden a mejorar la calidad de los suelos.

Insumos agrícolas para mejorar la productividad

En cualquier cultivo, el principal factor a tener en cuenta al inicio del cultivo tiene que ver con la preparación del suelo para crear condiciones favorables en las que la emergencia y desarrollo de las plantas sea uniforme y rápida. Y en esta parte, se incluye la aplicación de los fertilizantes, que va a depender de las necesidades del cultivo durante las diferentes etapas de su desarrollo y de las reacciones del fertilizante con el suelo.

Tipos de fertilizantes

Los fertilizantes orgánicos o llamados también abonos que pueden ser de origen animal o vegetal y cuya principal ventaja es que, a más de aportar materia orgánica, ayudan a retener el agua y los nutrientes y a mejorar la estructura del suelo.

Los fertilizantes químicos que mejoran de manera rápida el estado de las plantas y contribuyen a incrementar el rendimiento del cultivo; mientras que los bioestimulantes que -aunque no se utilicen como nutrientes- contribuyen a estimular el desarrollo de las plantas.

fertilizante químico granulado utilizado para aportar nutrientes a los cultivos

Elegir bien maximiza el beneficio

La productividad agrícola es el reflejo de un trabajo cuidadoso, eficaz y eficiente. Recuerda que los resultados dependen principalmente del entorno, el tratamiento del suelo y la selección de insumos adecuados.

La planificación es muy importante para lograr la mejor productividad, algo que valoramos y tenemos muy presente en Agripac. Trabajando juntos desde 1972 e impulsando la agricultura de hoy para alimentar a las generaciones del mañana.
Conoce nuestra Guía para la Producción Agrícola y llévate información de los expertos para desarrollar cultivos de primera calidad. ¡Descubre más contenido en nuestro blog en un click!

Deja un comentario

¡Obtenga las noticias en su email!

Por favor espere unos segundos.

¡Gracias por registrarte!

Copyrigth © 2021. Todos los derechos reservados.

Sign Up to Our Newsletter

Be the first to know the latest updates

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.