Skip to content Skip to footer

¿Que es el manejo integral de cultivos?

Introducción: Bien dicen que a veces se puede prevenir antes que lamentar y ese concepto se extiende a la producción agrícola, donde el control de plagas y enfermedades permiten mejores resultados. Con el manejo integral del cultivo darás ese paso. ¡Te invitamos a conocer más aquí!

El manejo integrado o manejo agronómico de los cultivos

Para que los cultivos logren sus rendimientos esperados, es necesario realizar un control de plagas y enfermedades. Así es como surge un método que combina el uso de productos fitosanitarios, organismos beneficiosos y prácticas culturales conocido como el Manejo Integrado del Cultivo (ICM).

La idea es no gastar esfuerzos tratando de atender varios frentes de forma aislada, sino de manera integral que beneficie la productividad del cultivo, genere un buen manejo para evitar resistencias, contribuya a colocar la cosecha en los mercados más exigentes y que disminuya los riesgos para el aplicador de estos insumos. Es por esto que una de las recomendaciones principales es realizar el control temprano de enfermedades, como las fungosas.

Productos como REFLECT, un novedoso fungicida de tipo formulación concentrado emulsionable, permiten un eficiente y eficaz manejo de la Sigatoka negra a largo plazo en el grupo de las musáceas; proporcionan un poderoso efecto preventivo y una significativa reducción de inóculo de la plantación.

Fungicidas foliares de acción preventiva, como SKUL -27, tienen -además- componentes bactericidas sistémicos de amplio espectro para prevenir y curar enfermedades causadas por bacterias y hongos que atacan las raíces, los tallos, follajes y frutos de los cultivos de exportación, ornamentales, frutales, frutales y varios cultivos extensivos.

Labores generales para el manejo de cultivos

Son todas aquellas actividades que se cumplen a lo largo de cada ciclo agrícola, es decir, desde la preparación del suelo, siembra, mantenimiento y cosecha.

Para el buen manejo agronómico de los cultivos se deben considerar aspectos como: las condiciones medioambientales para el cultivo, en ocasiones drásticas por comportamientos extremos como sequías o el ataque de plagas, que deteriora la nutrición vegetal. Ante ello, es importante considerar la ayuda de productos como los bioestimulantes, como Ergostim, que promueven el desarrollo de las plantas, mejoran su metabolismo y les da resistencia a condiciones adversas. Este bioestimulante activa, sin alterados, los procesos metabólicos de las plantas cultivadas.

Pero antes de continuar, es necesario comprender la diferencia entre los cultivos hortícolas y los cultivos agronómicos. Los primeros son manejados más intensivamente y sembrados en áreas de menor escala. Por el contrario, los agronómicos son menos intensivo, mayor mecanización y -por ende- menos mano de obra.

Tipos de manejo de cultivos

La experiencia en el mundo agrícola ha permitido diferenciar los tipos de manejo de cultivos, para lograr los mejores resultados. Es así como luego de miles de años, se identificó que la siembra de hojas y raíces previenen la erosión del suelo. La col, por ejemplo, tiene un mejor comportamiento de crecimiento cuando en la tierra en que se cultiva hay rastros de otras legumbres. El manejo de cultivos varía según su tipo: transitorios o perennes. Aquí entran en escena el tratamiento de cultivos por su rotación o, por el contrario, si se trata de monocultivos.

Rotación de cultivos

Esta práctica consiste en la siembra sucesiva de diferentes cultivos en un mismo terreno, siguiendo un orden definido. Trae una serie de beneficios, como el control de plagas y enfermedades; mejor distribución de nutrientes en el suelo y regulación de la cantidad de restos de cosecha. Se desarrollan de esta manera sistemas de producción diversificados que mejoran la fertilidad del suelo y reduce los niveles de erosión.

Monocultivos

Aquí se relaciona más a los cultivos perennes como la caña de azúcar; pero también a los de ciclo corto que grandes extensiones de siembra, como los cereales, maíz y soya. Todo el terreno recibe el mismo tratamiento de abonos, luz, riego, control de plagas, entre otros. Permite alcanzar economías de escala.

Cultivos de cobertura

Se trata de plantas que cubren el suelo para diferentes causas. Mejoran la salud del suelo, aumentan el rendimiento y sirven de alimento para la ganadería. Es muy común en el sistema de rotación de cultivos.

Agricultura de Precisión

Para optimizar las producciones de la agricultura, se aplica un sistema desde el Espacio. Se trata de la observación de la Tierra a través de imágenes satelitales, que ayudan a procesar información contrastada con datos meteorológicos; pueden permitir la toma oportuna de decisiones en temas de poda, riego, control de plagas, entre otros.

Plan de mejora de los cultivos

A lo largo del proceso de cultivo existen una serie de problemas que requieren especial atención, como por ejemplo salinidad del suelo, trasplante y poda.

Salinidad

Se presenta ante el mal manejo del riego y falta de drenaje, que limitan la entrada de agua en la raíz; hay variaciones en el PH que afectan la disponibilidad de los nutrientes. La salinidad surge ante un equivocado criterio al momento de aplicar fertilizantes, entre otros que provocan una contracción de sales solubles, que afectan el crecimiento de las plantas, y por ende, su productividad.

Trasplante

Es pasar las plántulas del semillero a su lugar definitivo de crecimiento agrícola. Es importante hacerlo antes de su floración, posterior a ello se corre el riesgo de que la planta no sea productiva.

Fitotoxicidad

Es cuando una sustancia química tiene efectos dañinos sobre que se toma algunos órganos de la planta. Surge ante la mezcla de compuestos que causan desórdenes fisiológicos en las plantas y que afectan el vigor, desarrollo y productividad de las plantas. Se pueden presentar por la interacción entre compuestos químicos, trazas metálicas, pesticidas, salinidad, fitotoxinas, hormonas, temperatura, nivel de hidratación, entre otros.

Poda

Es esencial en el cuidado de las plantas. Consiste en cortar ciertas ramificaciones para que vuelvan a crecer más vigorosas. Existen diferentes tipos de poda, pero la de limpieza es más común. Se trata de cortar las ramas secas, para darle espacio a otras nuevas. También está la poda de copa, que se realiza en las plantas de un año de edad.

Elegir bien maximiza el beneficio

El manejo integrado de cultivos permite un mejor control de plagas y enfermedades, entre estas últimas las provocadas por hongos y bacterias son las más comunes y requieren una especial atención. Hay insumos que se convierten en aliados para afrontar factores externos como los medioambientales. Recuerda identificar las principales problemáticas para desarrollar tu propio Plan de mejora de los cultivos.

La planificación es muy importante para lograr la mejor productividad, algo que valoramos y tenemos muy presente en Agripac. Trabajando juntos desde 1972 e impulsando la agricultura de hoy para alimentar a las generaciones del mañana.

Conoce nuestra Guía para la Producción Agrícola y llévate información de los expertos para desarrollar cultivos de primera calidad. ¡Descubre más contenido en nuestro blog en un click!

Deja un comentario

¡Obtenga las noticias en su email!

Por favor espere unos segundos.

¡Gracias por registrarte!

Copyrigth © 2021. Todos los derechos reservados.

Sign Up to Our Newsletter

Be the first to know the latest updates

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.